domingo, 4 de junio de 2017

No voy más de comuniones

Entre eucalipto y eucalipto pino,
y entre pino y pino piedra.
Sobre el horizonte el dragón de niebla
tras el dragón de niebla Las Mateas.

Arturo, Sirio y Antares,
sobre María Gil, Lepe y Los Pajosos.
El agua me sabe a lejía:
¡Otra vez está aquí los tramposos!

Quejicas a tiempo completo
en las terrazas formando bulla.
Carreras por los adoquines:
¡Este año no he comido turmas!

Y sigue Santa Bárbara tronando.
Y siguen los chismes volando.
Me han cambiado el Padre Nuestro
entre whiskys de contrabando.

jueves, 25 de mayo de 2017

Yonki de la jerarquía

Descaradamente fuerte,
amapola de dura piel.
Desnuda de un amor amorfo,
cayendo en la palidez.

Llegó a su nueva cita,
blandiendo el estigma en su mirar.
Su culpa se revela al cosmos,
negando su forma de hablar.

Su opinión se ve mermada
entre bromas sin intención
y aplica al mundo la misma espada,
sintiendo estar sin acción.

Valora tu tiempo,
descubre tu mundo.
Absorbe el néctar cuándo esté a punto.

Ignora la ciencia, crea tus cuentas.
Buscando y no encuentras.
Buscando conciencias.

Señora de los vientos
que evade la vida
huyendo de los desiertos,
buscando una salida.

Acaba teniendo suerte,
desdicha de varios.
Aclamando al más fuerte
conseguirá soportarlo.

Destino de raíces
camufladas en tinieblas,
que definen lo sublime
del que vive bajo tierra.

Imagina que no puedes imaginar.

Mejor imposible

Deforme siento el tiempo
de rodillas frente a un rincón.
Cansado parece mi aliento
que quiere empujar mi voz.

Sincero parece el destino
aparcado frente a mi puerta.
Asciendo y busco un camino
que quede lejos de tierra.

Dónde se esconden las heridas,
quién es el dueño del dolor.
Por qué las noches van deprisa.
Sólo pienso en un color.

Cartílago aniñado, que se extiende por mi cuerpo:
¿Qué pasa con tu sed?
Espanto, vacío de placer
como un suéter de licra.

Parezco un mono
con los dientes en la mano,
como un duende
que ha perdido a su hermano.

Caprichoso resulta mi juego,
pero no se siente raro.
Destripo los sueños que tuve hace tiempo
y acabo llenando el mundo de ellos.

Destrozo basuras que huyen del tiempo,
desfloro ortigas creyendo que siento.
Apuro las nubes que inundan el cielo
y fijo mis ojos de espaldas a él.

Frescura

Siento como se abren los senderos
y un nuevo sol vuelve a brillar.
Los paraguas se cierran ante mi locura.
El aire se pavonea de su frescura.

Como un sátiro loco que corre tras de ti,
sintiendo las noches en vela.
Cansado de golpearte,
andando un camino perdido.

Reino sobre mi trono desierto,
predicando palabra mundanas,
encantado con mis razones,
saltando precipicios y destrozando estrellas.

Imaginado la suerte que pueda llegar,
despistado sin saber por qué.
Sólo tengo ganas de gritar,
sólo siento frío en mis pies.

Entré en una cueva
rodeado de compases malsonantes.
Me quedé despierto
escuchando al cielo retumbar.

Pensé, que al final todo vuelve
a ser, una historia que acaba.
Quizás llegó la hora de marcharse.
Brindar por Dios y que corra el aire.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Andropausia

La abeja se posa en la rosa.
La rosa me regala espinas.
Una espina resultó tramposa,
y mi perra se mea en las esquinas.

La miel se hizo meloja.
El azahar cubrió mis cortinas.
La churra se puso floja.
El gato no quiere sardinas

Bucle infinito

Partiendo del hecho de que todo lo que tenga que pasar ya ha pasado, de que lo que pasa ya ha pasado, y lo que pasó ya ha pasado, la eternidad se convierte en una realidad incuestionable, y el tiempo en una invención chocante que impide la visualización correcta de las estructuras dimensionales a las cuales pertenecemos y enclaustra nuestra psique en bucles materialistas e ideas impuestas que inducen al temor a lo intangible y nos dividen para impedir que la verdad sea conocida, utilizando para ello armas camufladas tras la sátira (humor=amor, pero algunos confunden humor con producir dolor), la amistad (algunos confunden amistad con el poder de hacer lo que les plazca con los demás), o la religión como método de control e inducción del miedo: si Dios es amor, entonces todo aquel que demuestre miedo o temor ante su presencia, o su existencia, no formaría parte de lo suyos y se le negaría la entrada al paraíso. 
El miedo sólo lleva a sacar lo peor de nosotros: envidia, manipulación, decir que no se tiene miedo y usar la violencia para demostrarlo... 
Después de todo, nos vemos mañana, que si no recuerdo mal es el día 27 de Abril de 1990, o a lo mejor es el 17 de Enero de 2347, o quién sabe, si mañana es el big-bang, lo único seguro es que siempre habrá un mañana porque ya ha pasado.