jueves, 25 de mayo de 2017

Mejor imposible

Deforme siento el tiempo
de rodillas frente a un rincón.
Cansado parece mi aliento
que quiere empujar mi voz.

Sincero parece el destino
aparcado frente a mi puerta.
Asciendo y busco un camino
que quede lejos de tierra.

Dónde se esconden las heridas,
quién es el dueño del dolor.
Por qué las noches van deprisa.
Sólo pienso en un color.

Cartílago aniñado, que se extiende por mi cuerpo:
¿Qué pasa con tu sed?
Espanto, vacío de placer
como un suéter de licra.

Parezco un mono
con los dientes en la mano,
como un duende
que ha perdido a su hermano.

Caprichoso resulta mi juego,
pero no se siente raro.
Destripo los sueños que tuve hace tiempo
y acabo llenando el mundo de ellos.

Destrozo basuras que huyen del tiempo,
desfloro ortigas creyendo que siento.
Apuro las nubes que inundan el cielo
y fijo mis ojos de espaldas a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario