domingo, 12 de abril de 2015

La marcha atrás

Sobre tu excelso floripondio,
descargué tres salvas de bienvenida:
la primera te dio en la frente,
las otras dos, palidecieron tus mejillas.

Y me dijiste envilecida
con los ojos como platos:
¡Dios mío de mi vida!
¿Cuánto llevas sin echarle de comer al gato?

No hay comentarios:

Publicar un comentario