miércoles, 20 de junio de 2012

Progenitor obviado

La indiferencia obligada 
que se enquistó con el tiempo, 
me martillea la sien 
con anhelos de pañales lejanos 
que nunca logré ver. 

Sueño con sentir lo que nunca pude tocar 
los primeros pasos, la primera palabra, 
el suave roce de sus tiernos abrazos, 
hasta las noches en vela se hicieron parte de mi vida 
sin el sonido de un llanto como detonante. 

Lejanía, soledad, 
ausencia de paternidad, 
deseo extorsionado 
en aras de una familia ejemplar. 

Desde el infierno, 
añoro tu presencia sin haberte conocido, 
pero cuando el tiempo que nos unió
 confluya fuera de la materia, 
allí, allí te esperaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario